Feeds:
Entradas
Comentarios

Ariel Scher: Periodista, escritor y docente.

“Para mí escribir tiene que ver con soñar”.

 
   Un análisis ingenioso    y sagaz sobre el fútbol y la literatura. El rescate del fútbol como juego. La relación entre la pelota y las ideas.

 

 

Al entrar por el pequeño pasillo se abre el enjambre. Por lo menos un centenar- o dos- de hombres y mujeres están sentados uno al lado del otro cada uno en su escritorio. Algunos escriben, otros hablan por teléfono, otros escriben y hablan por teléfono. Una fina columna de humo de cigarrillo va hacia el techo, a juntarse con el desecho de otras. Se escucha un murmullo leve, que solo se corta por el repiquetear de los teclados de las computadoras. La redacción del diario Clarín, late, en plena jornada. En ese clima espera el entrevistado. Luce distinto al de la foto del periódico. Con su pelo enrulado y su barba tupida y entrecana. Mientras espera, mira un partido del Real Madrid por la Copa de Campeones de Europa. Se lo nota predispuesto a hablar y basta una pregunta para desencadenar un mundo de argumentaciones sólidas y reflexiones agudas.

Futbol y Literatura.

– ¿Existe un boom de la literatura de ficción sobre futbol en Argentina?

Ariel Scher: Yo no se si hay un boom. Lo que veo en los últimos años es la aparición de dos fenómenos: El primero es que muchas personas que escribían sobre futbol más cerca del periodismo se animaron a hacerlo desde el lado de la ficción. El segundo es que el futbol fue descubierto por escritores profesionales que no lo tenían en su campo de acción.

Desde ciertos círculos intelectuales y académicos este tipo de literatura es denostada. ¿Por que le parece que esto se da?

AS: Yo creo que había un prejuicio y en algún sentido lo sigue habiendo. Esto deviene de un pensamiento pre- freudiano, que separa el cuerpo del intelecto. Siguiendo este razonamiento, el intelectual debe ocuparse solo de la mente y debe dejar que el deporte se ocupe del músculo.

No obstante, en los momentos de resistencia más dura ya había manifestaciones de conexión, como un cuento que escribieron Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges.
Mi percepción es que había prejuicios recíprocos entre una y otra parte. En definitiva creo que ésta historia es parecida a la del futbol y su relación con las Ciencias Sociales. Éstas, durante mucho tiempo, no abordaron a aquel como un fenómeno de manera sistemática.

¿El aumento en la edición de la literatura sobre futbol puede esconder una intención de complementar este deporte como negocio?

AS: El mercado editorial ahora juega a sacar un libro y venderlo rápidamente, hasta que sale de circulación y es posible conseguirlo por Internet, por ejemplo. Ahora, esto está cambiando-pero no de manera muy significativa- con las experiencias de escritores muy famosos que han escrito sobre este tema y con los trabajos que hablan sobre la historia de los clubes y otros temas conexos, que hicieron que el futbol vaya ganando algún espacio. Todavía hay mucha literatura, muy buena, dando vueltas que no encuentra su espacio.
Observamos en la ficción sobre fútbol una marcada intención de reivindicar lo amateur sobre lo profesional de este deporte ¿Qué opina?

AS: Puede ser. Sin tenerlo explorado sistemáticamente puedo decir que ahí pasan varias cosas. Una, por mi experiencia y por lo conversado con otros colegas, tiene que ver con algo que dijo Jorge Valdano (Ex jugador, Campeón del Mundo en 1986 con Argentina y actual manager del Club Real Madrid de España) que a veces se escribe porque la realidad no nos alcanza o no nos satisface, entonces se buscan los faltantes en la literatura.

Me parece que algo de eso hay. Mucho de lo escrito está cargado de melancolía, de nostalgia, que trata de buscar lo ausente o bien; lo que podría estar. Además, hay tantas letras dedicadas al profesionalismo que un rincón de nuestro corazón buscar reivindicar en el mundo de las palabras ese fútbol que seguimos jugando todos.

– ¿La literatura de futbol tiene transcendencia en otros países como la tiene en Argentina?

AS: La Argentina, también como dice Valdano, es un país de conversaciones de bares, de potreros, de ficciones construidas en los márgenes de la realidad; lleno de escritores de futbol que no saben que lo son por que no se dedican a escribir. Este deporte además, posee aquí una presencia como hecho cultural que no tiene en otros países.

El escritor.

¿En su caso como se dio la relación entre futbol y literatura?

AS: No lo sé con exactitud. Lo que sí me parece es que la hice sistemática hace unos diez años a partir de una deformación de una columna que escribía aquí en Clarín, que salía los domingos y que ya no sale más. Antes escribía cuentos de fútbol pero aisladamente, como lo hacía de otros temas también.
A mi me pasa, como a otros periodistas, que tengo el compromiso de escribir algo obligadamente para ganarme la vida. El hecho de trabajar sobre ficción me permite escapar un poco de eso y hacer algo solo por el placer de hacerlo. Cuando no lo hago lo extraño.
¿Cual es su principal motivación a la hora de crear historias?
AS: Tiene que ver con el soñar. Para mí tiene que ver con sueños que exceden la propia persona y la escritura. Pienso que muchos escriben para cambiar el mundo, independientemente de la ideología de cada uno. Quizás no todo el mundo, sino un cachito, un ratito del mundo.

La escritura es un espacio donde me siento doblemente cómodo: Por un lado en el acto individual de ir por una historia. Por otro me siento tentado de que esa historia destaque ciertas dimensiones de la condición humana, tome en cuestión otras y que esos destaques y puestas en cuestión, trasciendan mí mirada y mí persona. Me parece que el mundo reclama pelear por libertades y justicias, desde la mirada ideológica e intelectual que cada uno tiene. En ese itinerario a veces los cuentos tienen que ver con eso. En otras oportunidades no. Me gusta una historia y voy por ella.

Palabras sobre el juego.

¿Cree Ud. que en estos tiempos hay una revalorización del fútbol que se juega con más belleza estética?

AS: Creo que hay señales de a que esas ideas que se nos pretendía hacer creer que eran viejas, se habían ido o estaban muertas, no les pasan ninguna de esas cosas. Estas forman parte de una batalla cultural, que como otras batallas culturales de la historia, es difícil pero hay que darla.

De todas maneras creo que a pesar de equipos como la selección española, el Barcelona de Messi o el Huracán de Cappa, la manera que ellos tienen de jugar esta perdiendo la batalla aún. En el fútbol existe hoy una relación desdibujada con el hecho estético y también con la manera en que se expresa lo identitario. Es algo parecido a lo que Eduardo Galeano (escritor uruguayo) describe como “El largo viaje del placer al deber”. O lo que define Eduardo Arquetti (antropólogo argentino) como “La migración del ritual de la alegría al de la tragedia”.
De todas formas estos equipos hacen un gran aporte no solo por como juegan o jugaron, sino porque en oportunidades se necesita de la herramienta que legitiman los otros para poner más a la vista la propia. Todos jugamos para ganar, pero no debemos pensar que si esto no ocurre igual perdemos. Inclusive cuando tuvimos resultados exitosos me queda la duda de que hayamos ganado.

La pelota y las ideologías.

Cesar Luis Menotti dijo alguna vez que se juega como se vive. ¿En ocasiones no se juega más bien como se puede, según los jugadores que se tiene?

AS: Se juega como se vive, cuando se intenta hacer todo lo que se puede con lo que se tiene. Lo que siempre se mantiene es no apelar a dimensiones tramposas y jugar divirtiéndose, siempre con voluntad de ganar. Buscar que el futbol salga de la histeria en la que hoy se encuentra entrampado. Saber que si perdés no es tu fin en el mundo. Todo eso tiene que ver con maneras de vivir y de pensar parecidas o idénticas.

¿Le parece que las dos formas de ver el fútbol tiene que con dos formas de ver la vida?

AS: Sí. En ocasiones hay personas que legitiman en el fútbol lo que no legitimarían en la vida. Pero en general, eso de ganar cueste lo que cueste o no cuestionar las culturas dominantes se corresponde también con el juego. La otra manera de vincularse con él, se parece más a lo que uno es. Estimo difícil que exista una ideología deportiva que vaya más allá de la que una persona pueda tener para su vida. Vos podés tener una manera de ver el fútbol y una de ver la vida y que se parezcan. Después hay que vivir con eso y poder sostenerlo. A veces es más fácil parecerse a lo que te demanda el fútbol, que a lo que te demanda la vida.

La pelota y las ideologías: El periodista y los periodistas.

¿Que opinión le merece que dentro del periodismo haya una corriente, bastante numerosa, que reivindique el ganar cueste lo que cueste?

AS: Lo grave no es eso. Lo grave es no advertir que hay otras lógicas posibles e ir naturalizando que esa es la única forma de llegar a la victoria. Las prácticas periodísticas conforman cultura y van naturalizando ciertos pensamientos dominantes. La industria de la comunicación es hoy la mayor maquina de hacer y deshacer la cabeza de la historia de la humanidad. Si los profesionales que trabajan en ella se impregnan de determinados discursos, arrasan con su conciencia y con las de sus lectores, oyentes o televidentes.

El desafío pendiente del periodismo es construir una cultura profesional en la que ciertas prácticas y acciones no se ejerzan. Los medios hoy se preocupan por atrapar personajes y no procesos, efectos y no ciclos que incluyen causalidades. Creo que hay que aprovechar los medios alternativos, donde las conductas son diversas. Lo que hay que resolver, en cualquier caso, es que el recurso profesional sea bien realizado.

Anuncios

La muerte como show. Por MHS.

Otra vez pasó. Otra vez Maximiliano y Darío. Otra vez Kosteki y Santillán. Otra vez Avellaneda. Otra vez, sangre.

Ayer otro trabajador y militante murió en una protesta. Mariano Ferreyra nos trajo de nuevo una época que nos parecía ya acabada. Con el dolor y el martirio aparecieron como siempre en estos casos, los buitres, los carroñeros, los canallas. Apenas se conoció la noticia, algunos-muchos- se relamieron. Entonces si, en medio de la desolación y el desgarro, comenzó el show.  Los noticieros televisivos repitieron una y otra vez en cadena nacional las imágenes del hombre en sus últimos estertores de vida. Los políticos de la oposición  desenvainaron sus dagas más filosas y salieron a sacar su tajada con premura.

En una bacanal sangrienta, se suceden aun, elucubraciones y teorías alentadas por los mismos de siempre. Impíos,  leguleyos, genuflexos, amorales, rastreros. Solo por poder, solo por dinero.

¿Como es posible que personas con responsabilidades comunicacionales y/o dirigenciales,  intenten capitalizar a su favor una circunstancia tan lasciva, tan luctuosa?

Es muy burdo como se regodean, como se divierten desplegando su exquisito manual de sensacionalismo. Es indignante y sublevatorio verlo, escucharlo y leerlo.

Quizás esta sed de sangre es la oportunidad más precisa que poseen para hacer mella en el Gobierno Nacional, tirándole un muerto, ya que de otra manera se les hace muy difícil. Por eso son rastreros.

 Mientras escribo estas líneas escucho, por radio que tendrían identificado al asesino. Ojala así sea. De esta manera el Gobierno podrá enmendar lo que no pudo evitar. Pero la cicatriz quedará. Entre todos nosotros debemos bregar para que esto no pase nunca más. Evitemos que agiten fantasmas del pasado, diciéndole no al miedo.  El mayor desafío del proyecto  nacional es sortear con dignidad la vil  trampa  de los mal nacidos. Eso solamente se lograra trayendo para todos- y sobre todo para la familia y los compañeros de Mariano Ferreyra- rápidamente la justicia y profundizando la política de no agresión y de DD.HH. Conjuntamente con esto debe investigarse cual fue el papel de la policía  en los hechos de ayer. Una policía que como se sabe, no siempre responde a sus jefes políticos.

Para que no ganen las hienas y los cuervos debe haber justicia ya. Sigamos construyendo un país digno para todos y entre todos.  Nunca más una muerte absurda. Nunca más.

Otra vez Maximiliano y Darío. Otra vez Kosteki y Santillán. Otra vez Avellaneda. Otra vez, sangre. ¿Otra vez el Cabezón?

 MHS. 21/10/10

¿Libertad de prensa o libertad de empresa? II: El Imperio-Mediático-contraataca. (Por MHS)

Han pasado más o menos diez días desde que hemos publicado en este blog el primer artículo sobre el tratamiento del proyecto de la nueva ley de radiodifusión. La iniciativa ya posee media sanción por parte de la cámara de Diputados. La mayoría fue abrumadora: 146 votos afirmativos, 3 abstenciones y 3 en contra. Esta diferencia se vio acrecentada por la deliberada ausencia de los diputados opositores devenidos hoy en acérrimos defensores de la libertad de prensa. Rehúyen el debate porque sus argumentos se caen cual castillo de naipes. No son consistentes y son cada vez menos razonables. Esto se da-básicamente- porque mienten y porque ocultan la verdad acerca de sus motivaciones. El debate se ve resentido precisamente por eso, porque los argumentos de la oposición son poco serios, dan risa.

Ayer fueron las telefónicas, argumento valedero que posteriormente fueron quitadas del proyecto. Hoy es el tema de que el organismo de control dependerá del poder ejecutivo- ¿Hoy el Comfer intervenido de quien depende?-. Este asuntito también es falaz. El proyecto propone como organismo de control un grupo colegiado donde habrá representantes del Poder Ejecutivo-2- y del Poder Legislativo-3, uno por la mayoría y los otros dos por la primera y segunda minoría-. Estos últimos 3 serán elegidos por una comisión bicameral. Los 2 últimos integrantes de este grupo vendrán de parte del Consejo Federal de Radiodifusión y podrán remover a los otros 5 directores. Entonces no entiendo: ¿Donde esta el tongo?     

Viendo que sus argumentos- excusas, no resisten el más liviano análisis, la corporación mediática ha lanzado a sangre y fuego, la ultima embestida: El terrorismo comunicacional. Como ya no les alcanza con el papel de paladines de la libre expresión ahora auguran su propia desaparición- con lo que significa esta palabra en este país-. Además agitan el fantasma de la futura falta de trabajo y presionan a senadores mediante spots publicitarios donde incitan a la gente en contra de ellos. Por otro lado ponen de su lado a personas que ya no puede decir de que opinan  porque están muertas. Tal es el caso de Castello, Guinsburg y Néstor Ibarra. Además de abogarse la representación de personas que decididamente no esta con ellos, mediante inteligentes operaciones de creación de sentido.

 La actitud de los grupos monopólicos que es decididamente mentirosa, engañosa y lasciva para  una parte muy importante de nuestra sociedad.                                                           

 ¡¡Muchachos blanqueen!! Lo único que defienden es su dinero- que no esta mal, si no se hace mintiendo o ocultando información-. Hasta seria mas sano para su propia credibilidad. A esta altura ya mucha gente esta empezando a no creerles.

 Es mi deseo que esta ley salga lo antes posible. Dentro de algún tiempo- Espero que sea corto- se verán los beneficios para la mayoría de los argentinos.                                                                  

                                                                            MHS, Septiembre 2009

El Señor de los aritos. (Por E.V)

 

En las últimas semanas han sucedido innumerables hechos con respecto a la selección argentina. A lo largo de los años hemos pasado de idolatrar a nuestro seleccionado de fútbol y a creernos que somos los mejores. No obstante, si alguna vez se dijo que el hombre es cabeza dura, el argentino lo es más aún. Por décadas nos hemos estrellado la cabeza contra la pared una y otra vez al quedar fuera del mundial puesto que nuestro concepto de que tenemos  al mejor seleccionado ha fallado.

Es hora de que terminemos de creer que porque disponemos de un planten donde cada jugador esta valuado en millones de euros, nos hace ser el mejor equipo.

Preguntas hay muchas, dudas hay miles y los reproches eternos. No podremos  sacarnos de la cabeza el no entender como excelentes jugadores como Mascherano, Gago, Veron, Messi agüero pueden jugar tan mal juntos, cuando por separado hacen maravillas con la redonda. Pero debemos entender que la plata no gana partidos y con esto quiero decir que el equipo necesita tener un concepto de juego, saber que pretende, a que juega, como va a atacar. Preguntas simples pero que parecen difíciles de responder.

En mi opinión, me asombra ver que luego de muchísimo tiempo los periodistas critican a los jugadores que salen a la cancha y juegan y no tratan de echar constantemente al técnico. ¿Será porque es Maradona?. Algunos periodistas como Alejandro Fantino han hecho la pregunta del diablo, del millón que nadie se anima a hacer. ¿es culpa de Maradona esto? Pregunto a un panel entero de periodistas en el show del gol por canal América. Si hubiese estado ahí hubiese dicho que el famoso refrán: “el traje no hace al monje”. En otras palabras, el haber sido el mejor delantero de toda una era, lo hace un crack y a muchos luego los forma en grandes DT, pero no a todos y parece ser el caso este, el de Maradona. Su papel de técnico es muy confuso y si bien su mano derecha es nada menos que el  genio de Bilardo, se nota quien toma las últimas desiciones.

El Diego pasó de ser una gran promesa a ser el señor de los aritos valuados en 4.000 euros cada uno confiscados en un spa de Italia por el  dado una deuda  de largos años pasados de su época en el Nápoles como jugador.

Esto es más que claro, un índice de quién es un técnico y quien no. Bilardo cuando perdíamos no dormía, exigía doble turno al concentrarse. Maradona, pierde dos partidos, no encuentra el rumbo y se dirige a un spa en Italia ausentándose de una reunión.. Es nuestro deber no hundirlo, no es necesario matarlo. No podemos pedirle a una actriz que cumpla el rol de periodista en un programa, que de echo muchas lo hacen y quedan en ridículo. No pretendamos que Maradona sea algo que no es, antes bien recordémoslo como lo que era.

                                                                               E.V, Septiembre 2009

 En el sistema económico capitalista es lícito- y es su base fundamental- ganar dinero por medio de emprendimientos y negocios, arriesgando una suma inicial para obtener mayores dividendos. Así sucede en cualquier rubro de la vida económica: Es normal que un supermercado le pelee- o a veces imponga- los precios a sus proveedores, o que remarque su mercadería con tal o cual porcentaje porque es de su interés incrementar su beneficio el mayor grado posible. Siguiendo con este ejemplo, lo que no le es permitido- pero no muchas veces penado- es realizar publicidad engañosa, es decir prometer algo que después no vaya a cumplir. Esto es así básicamente porque dicha práctica es mentirosa y representa una estafa contra el consumidor. Ahora bien cuando se trabaja en el rubro de los medíos de comunicación puede pasar algo similar. Muchas veces- por no decir la mayoría- la información se da y la realidad se pinta desde el costado que más defiende los intereses del medio- radio, canal de tv, diario etc- que publica. Si tomamos en cuenta la posibilidad de decodificacion y de lectura entre líneas que el consumidor de información posee, esta acción no seria del todo cuestionable, ya que todo es según el cristal con que se lo mire.

Lo que es totalmente inaceptable en el periodismo es la mentira. Y más inacatable todavía si esta mentira es sobre algo poco conocido por el común de la gente y que afecta directamente los intereses económicos de los grandes monopolios comunicacionales de nuestro país. Y este es el caso del proyecto de ley de medios audiovisuales, comúnmente llamado nueva ley de radiodifusión. Esta clarísimo que quien maneja los medíos de comunicación tiene la chance de influir -en menor o mayor grado según la ocasión y el publico que decodifique, o no, el mensaje- en la opinión publica, defendiendo su capacidad de aumentar ganancias.

 Gracias a la antigua ley de radiodifusión- “Ley” de la última dictadura- y también al proceso de privatización de los canales de televisión publica el los noventa por parte del menemato, la información esta concentrada en grandes grupos que son dueños de radios, diarios, y canales de televisión de aire y cable. Esto además de hacer escuchar pocas voces a la hora de informar y opinar, deja fuera de juego a universidades, sindicatos y minorías étnicas y políticas por dar algunos ejemplos. Básicamente esto sucede porque la antigua ley prohíbe a las entidades que no persiguen lucro ser licenciatarias de una radio o canal de t.v.- Ya sea de aire o cable-.

 El nuevo proyecto de ley viene a subsanar este “error” y a ordenar un poco los tantos a la hora de la digitalización cada vez más próxima. Para explicarlo rápidamente, lo que hará la digitalización de señales será comprimirlas, por lo que en donde hoy se transmite una señal podrán transmitirse tres o cuatro. Esto da pie a que se multiplique la cantidad de radios y canales de televisión. Y también a que siga la monopolización si no se le pone un freno y se reparten de manera mas plural dichas señales. Este es justamente uno de los objetivos de este proyecto de ley. Mas claro échele agua, ¿No le parece?

Al verse tocado en sus intereses el grupo Trompetita salio con todo a defender la “libertad de prensa”. Ya da asco ver y leer como mienten de manera descarada y tienen a todo su ejercito de periodistas como paladines de la justicia luchando contra el mal. Esto es inaceptable y carece de cualquier tipo de ética. Seria mas digno que digan que no están de acuerdo porque se verán afectados o simplemente porque dejarían de ganar millones. Esta es la discusión, la libertad de empresa no la libertad de prensa. Y se apoyan en una posición política adicta, que dice lo que ellos quieren que diga por miedo a quedarse sin pantalla y/o sin centímetros en “El gran diario argelino”. Cabe destacar que unos de los referentes de la oposición- “El hombre común, el colorado”- tiene parte accionaria de un multimedio cuyo canal de tv tiene nombre de continente. Este hecho lo excluye del debate automáticamente.

El proyecto es perfectible, sobre todo por la cuestión de la inclusión de las telefónicas en el negocio y también por la pretensión de que el organismo de control dependa directamente del poder ejecutivo. Estos puntos deben ser aclarados en el debate que ya se esta dando, pero debe ser serio y con argumentos. El no porque no perjudica al sistema democrático mucho mas que cualquier contrapunto por mas feroz que sea. Estoy seguro que la sanción de esta ley servirá para que se escuchen otras voces y cortara con el discurso único que baja desde los grandes centros de poder que manejan los medios en el país.

 Aquí les dejo el link de la ley para quien le interese y quiera verla. http://www.comfer.gov.ar/web/blog/wp-content/uploads/2009/03/ley-final-sin-marcas.pdf

Ah otra cosita… muchachos de la trompetita: Aflojen un poco, ya se les esta notando demasiado, ya es muy burdo.

 MHS, Agosto 2009

fotologotorneoapertura

Cuando se presencio el acto de Cristina y Grondona con Maradona de yapa, me acorde de los sucesos mencionados durante la Gripe A, momento en el que todos sabían y a la vez nadie comprendía nada  del todo claro. Lo cierto es que como de costumbre en este país en el que las noticias llegan y se transmiten de mil formas diferentes y al final todo queda confuso, otra victima fue el fútbol. La buena, se estática y los hinchas fanáticos pero de poca costumbre de ir a la cancha no tendrán que pagar más el bendito codificador de TyC MAX o ir a un bar a ver el partido, sino que podrán ver los partidos por canales de aire, y con esto decimos (Canal 2; canal 7. canal 9 Telefé y 13), evitando así el monopolio. Pero, lo cierto, es que éste sigue, porque si bien Ernesto Cherquis Bialo, vocero de la AFA anunció que los partidos se verían por los 5 canales de aire, el fin de semana comprobé que canal 11 y el 13 eran privados ya que solo pude ver partidos por canal 7 (del Estado) y canal 9.

En fin, lo cierto, es que Fox Sports y TyC Sports parecen anonadados ya que los domingos no saben que transmitir, se les acabo la “Radio fantasía-muestra tribunas”, ya que el público no quiere ver a miles de personas comiendo patys, insultando y sacándose los mocos si puede ver el juego. Por otra parte, cuidado con el impuesto al fútbol, que tal vez este encubierto en la boleta de gas, de la luz o del agua ya que todavía me pregunto como hacen los canales de aire  y sobre todo canal 7 con el atraso tecnológico para abarcar económicamente estos eventos de primera division.

Si bien nos siguen surgiendo miles de preguntas, lo cierto es que la peloto el fin de semana rodó y el único grande que bailo en dos patas fue San Lorenzo que venció en el Nuevo Gasómetro 3 a 1 a Atlético de Tucumán; el resto: Gimnasia02Godoy Cruz; Independiente01Newell`s;Chacarita12Tigre; Arsenal0 2Estudiantes

Rosario Central10RacingHuracán12Lanús; Boca22Argentinos; Banfield20River; Colón01Vélez;

Aqui les dejo una cronica que me tocó realizar con oportunidad de cubrir el BAFICI 2008-Festival de Cine Independiente de Buenos Aires-.   Espero que les guste. Proximamente publicaremos la que corresponde a este año.                                                                                                     

Cuando  me dieron  la consigna de que debía ir al BAFICI a recolectar datos para la realización de una crónica, la verdad, no me cayó nada bien.

Soy un tipo bastante organizado con mis cosas y tener que hacerme un tiempo para ir a buscar algo que no sabía bien qué era, a un lugar nuevo para mí, no me resultaba muy simpático.

 

Finalmente, luego de varios  análisis de sedes y horarios tomé rumbo hacia el Abasto, un miércoles después de almorzar. Tengo que decir que llevaba conmigo varios prejuicios.

Siempre me pareció que determinados eventos o reductos se poblaban de snob, de paracaidistas y de gente que estaba ahí  para decir luego “Ay  no sabes fui a tal lado y…”. Además el séptimo arte no es lo que más me gusta. Cuando voy al cine si la película me aburre me duermo y si veo una por la tele y va la publicidad, cambio de canal y me quedo enganchado con algún partido de fútbol  olvidándome de lo  que estoy viendo. El reproductor de DVD lo tengo porque mis amigos me lo dieron en mi cumpleaños pasado y ni siquiera soy socio de un videoclub. La que tiene carnet de socio en casa es mi mamá. Las únicas películas que veo las alquilan mis amigos y si quiero ver alguna me olvido de alquilarla. Todavía quiero ver “La ciénaga”. Así que fíjate como será.

Bueno, pero basta de  tópicos  que no le importan a nadie.

Cuando me bajé del subte en la estación Carlos Gardel tomé directamente la salida que te deposita  en el shopping. De pronto empecé a ver gente “un poco rara” que caminaba para donde iba yo. Comencé a imaginarme que eran estudiantes de cine o algo por el estilo, con sus pantalones anchos, sus anteojos de marco grueso y algún que otro peinado ochentoso al estilo Soda Stereo. De repente,  me perdí y  a caminé buscando algún indicio  para  saber donde tenía que ir. Siempre me sucede  lo mismo en  los centros comerciales, ya es una costumbre. Son siempre iguales, no tenés referencias para guiarte y los carteles me parecen confusos. De hecho  son  los últimos lugares a los que elegiría ir, a no ser que me arrastren mis amigos o vaya con alguna chica al cine, precisamente. Precisamente, había estado en el Abasto hacía relativamente poco tiempo porque fui al cine con alguien y en base a esa experiencia intenté ubicarme. Fue inútil.

Cansado de dar vuelta busqué los baños. En ese ínterin seguía observando gente que me parecía totalmente distinta de mí, pero me empezaba a gustar el ambiente que rodeaba al festival. Estaba seguro de que era una experiencia que debía aprovechar. Llegué a “la sala” donde están las puertas de los dos baños, había una mujer de unos cuarenta y pico de años parada al lado del ingreso del baño de hombres. Esto me llamo la atención, pero no le di mayor importancia. Cuando entre al baño, vi a un chico solo y entendí la situación. Al salir, cansado de dar vueltas le pregunté a la señora  la ubicación de los cines. “Qué, ¿A los independientes buscas vos?”- me preguntó- le dije qué sí y me indicó como llegar. Cuando salí de ahí me agarro un ataque de risa al instante pensé: “¿Cómo supo esta mujer que yo iba al BAFICI?” ¿O será que me vio tan raro  como yo veo a los otros?

Cuando volví sobre mis pasos como me había   indicado ella  encontré un enorme stand que decía: BAFICI. . Tomé un  programa, pregunté por las boleterías y me fui.

Mi mayor preocupación en ese momento era conseguir entradas (Ya que se decía que muchas funciones estaban agotadas) y por sobre todo, tenía terror de caer en una proyección de cortos chinos traducidos al ruso y con subtítulos en catalán. Ahora bien, la zozobra me invadió cuando leí los nombres de los directores,  tenían más consonantes que algún apellido uzbeco. Para colmo, ni un resumen, ni una reseña, ni nada. Antes de que la derrota sea definitiva, hice la fácil: Fui a la boletería y le dije a la chica que atendía: “Dame una para la película de Pinieyro.” Me acordaba que  presentaba una película y confiaba en su capacidad, por los documentales de LAPA y de la  Fuerza Aérea. Cuando habilitaron la sala,  caminé por esos pasillos alfombrados y llenos de afiches que publicitaban los tanques de Hollywood, cuando algo que no sabía bien que era empezó a hacerme ruido dentro de la cabeza. Pero la claridad vino hacia mí al sentarme en la butaca. Vi como una mujer le compraba a un chico que venía con una bandeja, pochoclos y una Pepsi. La contradicción era lo que me hacía ruido: ¿Cómo era que ese tipo de películas y proyecciones se mostraban en un lugar como ése, donde comúnmente lo que  vamos a ver ahí es completamente opuesto al concepto del BAFICI? ¿Cómo se le ocurrió a esa mujer ir a uno de los festivales de cine independiente más importantes del mundo y   comerse una bolsa de popcorn? Por lo menos, era llamativo. La sala estaba por la mitad y en el publico había de todo: Jóvenes, gente mayor y  personas que parecían vecinos que al volver del supermercado pasaban a ver que era eso con nombre de antibiótico de lo que tanto hablaban en la radio. La película (documental, a decir verdad) era un drama pero sin golpes bajos. Después el director nos dijo que por primera vez no estaba conforme con lo que había hecho y que  presentó el documental porque se lo había pedido uno de los programadores del festival.

Al salir de la proyección seguía pensando, eran muchas anécdotas, novedades y reflexiones  en sólo algunas horas. La realidad es que todavía no llegué a sacar muchas conclusiones. Pero de algo estoy seguro: el  BAFICI 09 no me lo pierdo.

MHS Abril 2008